-->

Búsqueda Google

Custom Search

jueves, 25 de agosto de 2011

Hoy cenamos lasagnas

El menú para esta noche: Lasagnas.

Me da la posibilidad de incorporar algunas verduras y fibra (salvado, avena) en la dieta, en un plato tentador para todos.  A veces, las preparo de cero, en el mismo día.

En otras ocasiones, cuando volvemos de la feria, cargados con todo tipo de verduras, me tomo el trabajo de limpiar, preparar y blanquear la acelga, espinaca, etc. y acondicionarlas para el freezer.

Lo mismo, con la salsa bolognesa.  Casi siempre preparo una tanda grande que divido en porciones, que me sacan de un apuro, para acompañar fideos, polenta, ñoquis del 29 o rellenar las lasagnas.

Llegado el momento, sólo tengo que recordar sacar los recipientes del freezer por la mañana para hacer el ensamblado por la noche.

Las hojas de remolacha, por ejemplo, son un caso aparte ya que a mí no me gustan las remolachas.  Entonces, dependo de mi madre.  Si ella ve que el atado de remolacha tiene todavía las hojas y éstas están lindas, le pide a la encargada del puesto que no las corte.  

Mamá cocina las remolachas en la olla a presión, mi marido le hace ojitos para conseguir un par para él, y yo me traigo las hojas.  ¡Todos contentos!

Para prepararlas, les corto los tallos y los hiervo por separado ya que demoran un poco más.  Luego, todo va a buñuelos, relleno de tartas o lasagnas, o al freezer hasta nuevo aviso.

Vamos a la receta de las lasagnas.

Ingredientes:
1 cebolla picada
1 rama de apio
Espinaca blanqueada y picada (o acelga o una mezcla con brócoli, coliflor ... a ser creativas con los productos de estación y precios más baratos)
Hojas y cabitos de remolacha hervidos y picados
Queso rallado
Salvado de avena o avena instantánea
Salsa bolognesa "sin tomate" (ver más abajo)
Salsa blanca (ver más abajo)
Lasagnas Matarazzo

Preparación:

Para el relleno:
Rehogar la cebolla picada junto con el apio picado, en una sartén, con un poquito de aceite, hasta que la cebolla esté transparente.

Retirar del fuego.

Agregar la espinaca y las hojas de remolacha picadas.

 
Agregar una o dos cucharadas de salvado de avena, avena instantánea y queso rallado a gusto.

Mezclar bien.

Cuando esté lista la salsa blanca, mezclar dos o tres cucharadas de la salsa con la mezcla de hojas.




Salsa bolognesa "sin tomate":
En una cacerola, con un poco de aceite, saltar una cebolla, 1/2 ají picado.

Cuando la cebolla esté transparente, agregar una zanahoria rallada, una hoja de laurel, sal, pimienta, 250 gramos de carne picada y una taza de caldo de verdura (muchas veces, sólo le agrego una taza de agua, junto con verdurita picada: apio, cebolla de verdeo, puerro, un diente de ajo, orégano o perejil).

Cocinar por 25/30 minutos, hasta que la carne esté cocida.

El relleno de carne se puede reemplazar (como ya saben, todo vale en la cocina) por pollo, ricota y/o jamón, atún ... o simplemente, obviar y servir lasagnas vegetarianas.

Salsa blanca "en revoltijo":

He mirado muchas recetas de salsa blanca. 

He probado unas cuantas y la que me resulta más práctica (y a mí me da resultado) es ésta, donde todos los ingredientes van a parar a la cacerola al mismo tiempo, y en frío.

A veces, la preparo con leche leche (recuerden que debería evitar los lácteos) y otras veces la preparo con leche en polvo con bajo contenido en lactosa.

¿Cómo es?

En una cacerolita, colocar 1 cucharada de manteca (margarina), 2 cucharadas de harina, 1 litro de leche (o 4 cucharadas de leche en polvo + un litro de leche), sal.  Si quieren una salsa blanca menos espesa, agreguen un poco más de leche (o agua).

Sobre fuego bajo, cocinar, revolviendo continuamente, con batidor de alambre para que no se hagan grumos y no se pegue.

Una vez que hierve, dejar un par de minutos más y retirar del fuego.

Condimentar con nuez moscada y pimienta.

Armado:
Rociar el fondo de una fuente para horno (y que pueda ir a la mesa) con aceite vegetal, colocar un poco de salsa blanca o parte del jugo de la salsa bolognesa cubriendo el fondo. 

Sobre esto acomodar una capa de lasagnas.

Cubrir con el relleno de hojas.

Colocar una capa de lasagnas.

 

Cubrir con salsa bolognesa.  Como verán en estas fotos, esta versión es un poquito distinta de la receta.  De una comida anterior, nos quedaron algunas albóndigas.  ¿Recuerdan la parte de ser creativas con los restos que hay en la heladera?

No eran suficientes como para una comida pero eran más que suficientes para el relleno de las lasagnas.  Así que decidí reciclarlas y aprovecharlas, en reemplazo de la salsa bolognesa.  Las pisé con un tenedor, les agregué un poquito de caldo y, voilà!

Colocar otra capa de lasagnas y repetir.  

Tener la precaución de humedecer bien las lasagnas, ya sea con salsa blanca, salsa bolognesa o su jugo para que no queden crudas y duras cuando se cocinen.

Más de una vez, si veo que la salsa blanca quedó muy espesa, hago trampa y echo un poquito de agua tibia sobre la preparación para asegurarme que la pasta esté bien hidratada.

Terminar con una capa de salsa blanca, espolvoreada con queso rallado, por encima.






Cocinar en horno moderado durante 35/40 minutos (dependerá de la cantidad de capas).  

Gratinar para que se dore la salsa blanca.

Dejar reposar 5 minutos.
A la mesa, ¡a disfrutar!

Si les gustan las pastas, recuerden que ya se acerca el 29 ¡Día de Ñoquis!.  

Si les da pereza ponerse a amasar los ñoquis, les recomiendo visitar Campo dei Fiori (en cualquiera de sus locales: Montserrat, Las Cañitas, Puerto Madero, Villa Crespo, Norcenter) y probar los ñoquis rellenos ... y no hace falta ir un 29, ¡los sirven todos los días!.


 
 

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...