-->

Búsqueda Google

Custom Search

jueves, 10 de mayo de 2012

Recetas de estación: Otoño

Así como en los primeros grados de la escuela primaria, otoño era sinónimo de caminata por las veredas del barrio para recolectar hojas con destino a una pegatina en nuestra carpeta de obras de arte.

Así como otoño es equivalente a caminar por las veredas acompañada por el crepitar de las hojas secas bajo mis pies.

 
Así como otoño es sinónimo de fogata y aroma a las hojas quemadas, mientras esperábamos el ómnibus que nos llevaba a la escuela.

Otoño es también sinónimo de membrillos.  

Otoño en el hogar huele a fogatas, coquitos de eucalipto al encender el tiro balanceado con los primeros fríos.  

Otoño en la cocina es fragancia de membrillos, compotas y jaleas.

¿Cuándo empiezan a aparecer los membrillos?  Usualmente a partir de semana santa hay que estar alerta y empezar a preguntar en la verdulería: ¿ya hay membrillos?  ¿cuándo llegan?.

... y lo digo por experiencia, caminen y pregunten en varias verdulerías ya que la disparidad de precios asusta.  

Este año, en la feria los conseguimos a $ 5 el kilo, en el supermercado los vimos a $ 10 y en una verdulería de Ecuador y Santa Fe nos pidieron ¡$ 16!.  ¡Hagan cuentas! ... vale la pena caminar un par de cuadras: bajamos de precio y bajamos de peso.

Fácil, rápido y exquisito como guarnición para acompañar un corte de cerdo o como postre para saborear tibio o frío.  Otra de mis recetas ¡1, 2, 3! 


Compota de membrillos:

Lavar bien los membrillos. 

Casi nunca los pelo, generalmente los cocino con la cáscara, retirando sólo las partes feas o marcadas.  

Cortar en cuartos, con cuidado porque el centro es bastante duro (y no queremos que el cuchillo se resbale y nos lastime).   Retirar las semillas y partes duras, de la misma manera que lo hacemos con las manzanas ... pero con más cuidado porque el corazón del membrillo es mucho más duro.

Cortar en láminas o rodajas e, inmediatamente, para que no se oxiden poner en una cacerola, cubiertos con agua.  

Agregar azúcar (a ojo, ... a gusto, para un membrillo y el agua que lo cubre, agrego 1/2 taza de azúcar más o menos.  Antes de terminar la cocción, probar y agregar más si hiciera falta.).  

A veces, cuando me acuerdo, reservo las semillas y las incorporo en la cacerola dentro de la casita originalmente pensada para las hojas del té (o en un atadito de lienzo) para aprovechar las propiedades de su pectina y lograr un almíbar más espeso. 

 


Cocinar sobre fuego mínimo hasta que esté tierno (30/40 minutos, dependiendo de la madurez de los membrillos.) 

¡A disfrutar! 


Para preparar esta compota que ven en las fotos, utilicé un solo membrillo y rindió unas cuatro porciones.

 


Datos de interés:



Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Cydonia
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Cydonia_oblonga_-_K%C3%B6hler%E2%80%93s_Medizinal-Pflanzen-049.jpg?uselang=es
http://www.euroresidentes.com/Alimentos/membrillo.htm

Este post participa en:


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...