-->

Búsqueda Google

Custom Search

martes, 25 de octubre de 2011

Noche de Brujas

Existe la posibilidad de que este post erice algunas susceptibilidades.  Soy conciente que, para muchos, el festejo de Halloween en estas latitudes no está bien visto.  Lo consideran una festividad importada sólo con fines comerciales. 

En mi caso, ésta y otras celebraciones son una ocasión para organizar una actividad y pasar tiempo con mis sobrinos.

Usualmente, vienen a pasar la tarde, se quedan a dormir y vuelven a sus casas después del almuerzo.  Es una oportunidad, para cocinar juntos, hacer manualidades, leer cuentos e interactuar sin padres en el horizonte (y los respectivos padres tienen un día para hacer planes sin los chicos).

¿Cuántos chicos conocen a los que no les guste disfrazarse?

¿A qué chico no le gusta "asustar" a sus pares?

¿Qué chico no disfruta un pijama party junto a sus primos y/o amigos?

 



¿Quién no disfrutó con los cuentos de hadas, princesas, príncipes, reinos encantados, brujas, ogros,  dragones, monstruos, criaturas fantásticas, y aventuras en parajes exóticos?  

Para nosotros, esto es Halloween ... un día con nuestros sobrinos, un día de juegos, manualidades y recetas aptas para preparar con su ayuda.

De paso, les dejo otra idea para reciclar los rollos del papel higiénico.  (Ver más acá y acá).

Para ellos, es un día distinto en casa de los tíos, con la expectativa del ¿qué habrán preparado para hoy?, un baño de inmersión con burbujas y licencia para chapotear un rato extra en la bañera, un menú divertido e interactivo, y si sobra algo de tiempo, desafiar al tío en alguno de los juegos de la compu o la XBox (hacemos lo posible para que el tiempo de compu sea mínimo).

Generalmente, lo organizamos como un gran evento, donde ellos serán los protagonistas.

Les enviamos las invitaciones por mail, con un diseño acorde a lo que les espera, con el día y horario en el que los esperamos y una lista de las cosas que deben traer en la mochila (pijama, cepillo de dientes, muda de ropa, etc.).  Siempre traen algo extra: muñeco con el que duermen o el juguete nuevo que quieren compartir con sus primos.


El otro día, uno de ellos (9 años) me contaba, entusiasmado que iría a dormir a lo de un compañero de su grado, con motivo de Halloween.  "Sabés tía", me dijo "le dije que  voy a preparar las "momias" como las que hicimos en tu casa el año pasado."  

Le pregunté si sabía qué ingredientes necesitaba y enumeró la lista con lujo de detalles y sin olvidarse ninguno.

Les prometo el post con las "momias" para el fin de esta semana.

Ahora veamos qué crearon los chicos en un Halloween anterior.

Conseguimos unos zapallos de tamaño mediano, le cortamos la parte superior, en forma de tapa.

Antes de que los chicos pusieran mano a la obra, y esto lo recomiendo enfáticamente, enrollé la alfombra, la saqué de circulación y protegí el piso con cartón corrugado.

Herramientas: un zapallo y una cuchara para cada uno, un recipiente donde colocar las semillas, plasticola de colores.

Los chicos quitaron las semillas y otros del interior de las calabazas (días después, y a pesar de la protección del piso, mantel, etc., encontré semillas en rincones insólitos de la casa).  Luego, algunos dibujaron en un papel la cara que querían para la calabaza, otros la dibujaron sobre el mismo zapallo con la plasticola.
Momento para la entrada en escena de un adulto responsable y hábil con el cuchillo, sierra, cutter u otro instrumento afilado (¡No soy yo!), para que haga el troquelado sobre la calabaza, siguiendo el dibujo en plasticola o transfiriendo el modelo dibujado en papel.








¡Listo! ... ahora hay que esperar a que se haga de noche.  


Colocamos una vela en cada una de las calabazas, y las usaron como lámparas cuando se fueron a dormir.

(Cuando prendan las velas, ¡Sin las tapas, por favor! ... Esta no es una fiesta para los bomberos).



¿Asustados? ... un poco.  

¿Divertidos?  ¡Muchísimo! 

... hay que escucharlos cuando hablan entre ellos, cuando deberían estar durmiendo y creen que ya nadie los escucha.


Al día siguiente, cada uno se llevó su calabaza ... y un par de semanas más tarde, se quejaban amargamente porque la madre (que no entiende nada ;-} ... pero que ya no soportaba el aroma) las había tirado a la basura.




No se pierdan los próximos posts de esta semana, donde encontrarán más material para Halloween, la receta de las momias y un "antes y después" en un PH (que no es un rollo) enviado por una lectora del blog para "Tu Espacio Hogareño".

Fuentes:
http://www.potterybarnkids.com/shop/halloween/ 


Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...