-->

Búsqueda Google

Custom Search

jueves, 13 de febrero de 2014

Bocadito de amor en tiempos de microondas

Todos los días son una excelente oportunidad para mimar a quienes amamos.  

Todos los días nos brindan la ocasión para decir: 

"gracias", 
"te quiero", 
"contá conmigo", 
"me encanta que me hagas reir", 
"esos abrazos recargan mis pilas", 
"en tus brazos anida mi hogar",
"agrandada como alpargata mojada por tenerte/los en mi vida" ...

Diariamente, lo expresamos en palabras (si no lo hacemos, debiéramos); lo decimos con gestos, caricias; regalando abrazos, sonrisas, besos; lo trasmitimos con presencia, contención, sanando raspones, cicatrizando heridas, nutriendo el afecto y las relaciones con amor, tolerancia, educación, respeto, admiración y paciencia.

San Valentín es la fecha que nos recuerda que debemos festejar y celebrar el amor, hoy, y cada uno de nuestros días, en cada una de sus formas y manifestaciones: como pareja, como padres, como hijos, hermanos, amigos, colegas, compañeros.

Nunca debiéramos salir de casa o irnos a dormir, sin decir "te quiero", "los amo".

"All we need is love", dice la canción.  "Todo lo que necesitamos es amor".  Ni más, ni menos.  Eso es todo lo que hace falta.

Ahora bien, si querés agregar un toque extra para celebrar, para agasajar y agradecer, te propongo este manjar para sorprender a un ser querido.  

Es tan fácil y rápido de preparar que es ideal para el desayuno (podés prepararlo mientras se termina de desperezar) o como broche de una velada especial.  

No requiere habilidades especiales, ni ingredientes exóticos, se cocina en el microondas, es una "receta 1, 2, 3" ...

Para que la sorpresa sea completa, lavá y guardá los recipientes y utensilios utilizados.

Todo los aplausos y créditos de esta receta son para Ben Starr (Masterchef Temporada 2) y su afán por acercarnos recetas ricas, accesibles y fáciles de preparar en casa.

Budín de café y chocolate en 5 minutos

Ingredientes:
4 cucharadas de harina
4 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de chocolate en polvo o nesquick 
(Personalmente, prefiero chocolate amargo; puede ser semi amargo)
1 cucharada de café instántaneo (optativo)
1 pizca de bicarbonato de sodio
1 pizca de sal
3 cucharadas de aceite (*)
3 cucharadas de leche
1 huevo
1 cuadradito de chocolate en barra

(*) Se puede reemplazar por manteca derretida, o leche de soja.





Preparación:

En un recipiente combinar el azúcar, harina, chocolate en polvo, café, sal y bicarbonato de sodio.  

Mezclar, integrando bien todos los ingredientes.  

Añadir el aceite, la leche y el huevo.  

Revolver bien para disolver los grumos e hidratar toda la mezcla de harina.

Rociar los pocillos con rocío vegetal.


Distribuir la mezcla en dos pocillos, vasitos/frascos, moldes, o recipientes aptos para microondas.

Esta receta puede dividirse en tres o cuatro pocillos/porciones más pequeñas (variará el tiempo de cocción).  

Como ven en las fotos, con los mugs utilizados, salen dos budines bien contundentes.

Cortar el cuadradito de chocolate al medio y colocar una mitad sobre la mezcla en cada uno de los moldes.  

Se irá hundiendo lentamente, y al cocinarse, se transformará en el relleno y la deliciosa salsa de chocolate.

Variante: 
En lugar de un cuadradito de chocolate, reemplazar con una cucharada de dulce de leche (o ¿dulce de membrillo?, ... aún no lo probé, pero suena tentador) sobre la mezcla antes de cocinar en el microondas.  ¡Otra deliciosa salsa!

Cocinar en el microondas, al máximo, por 2 minutos.  Es importante que la torta quede húmeda y no se cocine de más.

El tiempo de cocción variará según la potencia de cada horno, el tamaño y cantidad  de moldes que cocinemos en simultáneo.   Después de un par de pruebas, sabrás cuál es el tiempo exacto para tu microondas.

Dejar reposar en el microondas, con la puerta abierta, por 30 segundos.  

Desmoldar sobre los platos, y la salsa de chocolate se derramará sobre el budín.  

Servir acompañado con crema batida, helado o frutillas y frambuesas.

A mí me resulta más divertido servirlas en el mismo pocillo, espolvoreados con azúcar impalpable.  (Un plato menos para lavar ;-) )


¡A disfrutar!

Todos merecemos una sorpresa, unos mimos, un par de bocados dulces y mucho amor.  

No hace falta que sea San Valentín, todos los días podés encontrar una razón para festejar y sorprender a alguien querido.


  
  
   


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...