-->

Búsqueda Google

Custom Search

miércoles, 20 de junio de 2012

Volcanes para el invierno

3 Comentarios
El 21 de junio, en nuestros pagos, marca el inicio del invierno.  Aún, cuando en las últimas semanas,  aquí en Buenos Aires, hemos experimentado un anticipo (si fuera una película, diríamos un "avant premier") de la estación, con días realmente invernales.  

Los días se prestan para quedarse adentro, reunirse con amigos, en el calor del hogar.

En casa, hemos estado con visitas, invasión de sobrinos, a los que hay que entretener, distraer y ... ¡alimentar!.  Por suerte, no son vuelteros con las comidas, comen casi cualquier cosa y, como decía mi abuelo "casi sale más barato vestirlos, que alimentarlos".  Sí, comen como lima nueva.  Y les encanta ayudar en la cocina.

Nuestra cocina es chica y resulta complicado acomodar varias personas trabajando a la par.  Ni hablar de un par de críos, trepados a banquitos para llegar a la mesada, que siempre están obstruyendo la apertura de los cajones, puertas, etc. ... Planeando por anticipado, generalmente, logramos poner en la mesa un rico menú, sin sufrir graves daños colaterales.

Esta vez, para la cena, preparamos unos siempre solicitados "Panini de pollo, con queso, tomate y albahaca" (les encanta salir al balcón en busca de la albahaca, ... a veces, algún tomate), unos arrolladitos montecristo (les prometo la receta para un próximo post) y, para el postre, mi versión 1, 2, 3 de los "Volcanes de Chocolate" (Lava Cakes).

Fue un éxito.  Pidieron las recetas para poder prepararlos en su casa.

La tarde siguiente, cuando se iban, y en medio del remolino de juntar mochilas, ponerse camperas, guardar los juegos, revisar que no quedaran medias bajo las camas y asegurarse que no se olvidaran nada, uno de ellos me sorprendió cuando me reiteró que no me olvidara de las recetas y que se las mandara vía el mail de su mamá.

Habiendo cumplido con ese pedido, comparto con uds. la receta de los Volcanes de Chocolate, versión fácil y rápida, para preparar con/por los chicos.

Son ideales para esta época.  Se cocinan al horno (abrigando un poco más la casa), se cocinan mientras la familia/amigos disfrutan de la comida, se sirven y se disfrutan mientras están aún calentitos. 

Utilicé moldes un poco más grandes de lo que pide la receta.  Los volcanes son bien suculentos y se requiere alguien bien goloso para dar cuenta de un volcán de ese tamaño.  

Hubiera sido mejor utilizar los moldes de 120 ml (1/2 taza) y, tener uno o dos extra para los golosos que quieran repetir. 

Es muy importante enmantecar y espolvorear bien los moldes.  Eso ayudará a que la masa "trepe" por los bordes y se eleve.

Hay menos fotos de lo usual porque, como imaginarán, con los chicos enredados entre las piernas, controlando qué tocaban esas manitos pegajosas que habían estado enmantecando moldes y respondiendo preguntas de todo tipo, no tuve oportunidad de documentar todo el proceso.

Volcán de Chocolate
Versión extra fácil y rápida

Ingredientes:
1/2 taza (100 grs.) de chocolate amargo o semi amargo en trocitos o chispas
1/3 taza de manteca/margarina (más extra para enmantecar moldes)
1/2 taza azúcar
3 cucharadas de harina
2 huevos
Chocolate en polvo para espolvorear

Preparación:

1.    Precalentar el horno a 200º C (Caliente - 400º F).  Enmantecar y espolvorear con chocolate en polvo (o Nesquik) 4 moldes/flaneras individuales (equivalentes a ½ taza/120 ml).

2.    Derretir el chocolate junto con la manteca.  A baño maría o, mi manera preferida: en el microondas (45 segundos y luego mezclar hasta que esté todo unido y fundido). 

3.    Agregar el azúcar y harina.  Agregar los huevos y batir hasta que esté todo unido.  

4.    Dividir la mezcla en los moldes, hasta 3/4 de su capacidad.

5.    Si son moldes individuales, colocarlos sobre una placa para horno (º|º).

6.    Llevar la placa al horno.  Hornear 14 minutos, hasta que la parte superior esté firme y los bordes cocidos.  

7.    Desmoldar inmediatamente sobre los platos.  Espolvorear con más chocolate en polvo o azúcar impalpable (optativo). 

(º|º) En este punto, los volcanes pueden quedar a temperatura ambiente por una hora/hora y media, para ser horneados justo antes de ser servidos.  

Si quieren prepararlos el día anterior, hay que conservarlos en la heladera, cubiertos con film.  Sacar de la heladera y dejar reposar a temperatura ambiente, mientras se precalienta el horno.

 





Pueden servirlos con una bocha de helado, un poco de crema batida, algunas frutillas o fruta de estación.

Para los que quieran preparar la receta original, y saborear la lava de chocolate bien líquida, les recomiendo la receta de Ghirardelli, que transcribo a continuación o que pueden encontrar acá, en su versión original, en inglés.





Volcán de Chocolate Ghirardelli
(Rinde 6 porciones)

Ingredientes:
1 1/2 barra de cocholate semiamargo (150 gr) 
2 huevos
1/4 taza de crema
8 cucharadas de manteca
2 yemas de huevo
1/3 taza de azúcar
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
1/4 taza de harina

Preparación:
Para preparar los centros (lava), derretir 1/2 taza de chocolate (50 gr) junto con la crema a baño maría.  Mezclar suavemente para unir.  Llevar a la heladera por 2 horas o hasta que esté firme.  Moldear la mezcla, formando 6 bolitas y refrigerar hasta el momento de utilizar.

Para preparar la torta, precalentar el horno a 200º C (Caliente - 400º F).  Rociar 6 moldes/flaneras (120 ml o equivalentes a 1/2 taza) con rocío vegetal.  Derretir 100 gramos de chocolate (una barra) y la manteca a baño maría; mezclar suavemente para unir.  Con la batidora, batir los huevos, las yemas, el azúcar y la vainilla durante 5 minutos o hasta que la preparación esté espesa y ligera.  Agregar, con movimientos envolventes, la mezcla de chocolate y la harina, hasta que estén apenas combinadas.  Repartir la masa en los moldes.  Colocar una bolita de chocolate en el centro de cada molde.

Hornear unos 15 minutos o hasta que la torta esté firme al tacto.  Dejar reposar en el horno otros 5 minutos.  Pasar un cuchillo por el borde interior de cada molde, colocar un plato encima, invertir y desmoldar los volcanes.  Acompañar con frambuesas y un copo de crema batida.



Espero que me cuenten cómo les salió, qué receta eligieron y cuál es su postre tibio preferido.


martes, 12 de junio de 2012

¿Naturaleza muerta? o ¿Deco otoñal?

3 Comentarios
Otoño.  

Me acuerdo que, estando en jardín de infantes, las maestras "organizaron" una excursión didáctica para que tuviéramos contacto directo con la llegada del otoño.  

Digo "organizaron", entre comillas, porque dicha excursión -anunciada y promocionada con bombos y platillos desde una semana antes- consistió en salir del colegio, formados de a dos en fondo (niño-niña, ordenados por estatura de menor a mayor), a caminar alrededor de la manzana.  

 



La parte didáctica consistía en observar los árboles, las hojas caídas, los colores y reflexionar sobre los cambios acontecidos respecto a lo que recordábamos del verano.

Tarea para el hogar:  Recolectar en el jardín frutos, hojas y ramitas. (Aún con 4 ó 5 años, teníamos tarea para el hogar).

 




De regreso, en la sala, al día siguiente, fue el momento de plasmar en una actividad lúdica y creativa nuestra percepción del otoño. 

Se ve que lo mío siempre fue pasear y caminar por las veredas del barrio, porque de mi obra de arte, no recuerdo nada. ... pegatinas, hojas y plasticola, supongo.

 
Sin embargo, creo que me animo a afirmar que el otoño es mi estación favorita. 

Adoro los colores, disfruto la forma en la que la luz del sol ilumina las cosas en otoño, ese ángulo particular, ese calor que apenas abriga y que tanto anhelamos. 

Temperaturas templadas, con días plácidos y serenos, contar cuántos días faltan para que las tardes vuelvan a estirarse ... todo forma parte del otoño.


 


Estas hojas ocres, doradas, amarillas y crocantes son ideales para traer esa ilusión de sol y calor a nuestros hogares.  Animate a decorar con otoño.

Hay hojas de todos los colores, tamaños, formas ... casi un espejo de la sociedad.

 





Todos los tonos, desde el verde al dorado, amarillo vibrante y el rojo candente, los podés encontrar en las hojas del Ginko y el Liquidambar.  

Acacias, tilos plátanos  aportan formas variadas.  Los robles y jacarandáes nos recompensarán, no sólo con hojas coloridas, si no también con las bellotas y las "castañuelas" (¿así se llamarán?) que son geniales para manualidades y accesorios decorativos.

El árbol se despoja de su esplendor para permitir que los débiles rayos del sol nos alcancen e iluminen en estos cortos días otoñales.  

Traigamos las hojas adentro, decoremos con pocos pesos.


 





¿Extrañás las flores?  ¿Qué te parecen estos floreros?  

Engalaná un par de ramitas con flores hechas con pompones en tus colores favoritos.

 



O enmarcá y resaltá las flores que estando a la vista de todos, se han perdido en la multitud y la cotidianeidad. 




 





Fuentes:
http://images.meredith.com/bhg/images/2011/07/550_091113shot05035_spot.jpg
http://images.meredith.com/bhg/images/2010/07/550_101333349.jpg
http://images.meredith.com/bhg/images/2010/09/550_101467590.jpg
http://images.meredith.com/bhg/images/2010/07/550_101509224.jpg
http://st.houzz.com/simages/94269_0_8-7684-contemporary-living-room.jpg
http://3.bp.blogspot.com/-eh5UK4jKCjg/TgorisW2nPI/AAAAAAAAPqc/SsJF-N571eg/s640/beautiufl-artist-studio-bright-bold-colors-inspiration+%25282%2529.jpg
http://www.countryliving.com/cm/countryliving/images/9P/Feb-Crafts-flowers-0211-lgn.jpg
http://images.meredith.com/bhg/images/2006/08/p_BHG130049.jpg
http://images.meredith.com/diyideas/images/2010/01/p_molding_8.jpg
http://images.meredith.com/diyideas/images/2010/01/p_molding_9.jpg









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...