-->

Búsqueda Google

Custom Search

viernes, 24 de febrero de 2012

Ocio y crochet

En mis momentos de ocio, he intentado retomar el crochet. 

Mi abuela (profesora de labores jubilada ... ¿ese título les da una idea de los años que han pasado?) convertía cualquier resto de lana, hilo o retazo de tela en una "labor".  

Cada una de sus nietas conserva el cubrecamas de cuadraditos de crochet que tejió para nosotras cuando éramos chicas.
Tal es así que, periódicamente reviso un par de valijas, que conserva mi madre, cuando necesito una carpetita, un mantel, servilletas paquetas o improvisar una cortina para la ventana del baño.  Allí se esconden montañas de artículos bordados, bordeados con puntilla, tejidos al crochet, puntillas, etc. 

De ella aprendí lo básico de costura, remiendos, los puntos para bordar, bastante crochet.  Ella era sumamente prolija, exigente y no sé si hoy me animaría a mostrarle mis labores por miedo a su mirada reprobatoria.  Años después me arrepiento de no haber prestado más atención. 

Curiosamente, ella casi no tejía a dos agujas ... ese arte lo aprendí de mi madre (quien lo aprendió de su abuela de origen alemán ... con el sistema alemán ... con lo cual, el movimiento de nuestras agujas es al revés de la mayoría de las tejedoras que conozco).

Esto es lo que he tenido entre manos.  No sé cuál será su destino.  Por ahora, sigo agregando rosas y centímetros.  En la revista Burda  (¡1993!) donde lo encontré, es una guarda para engalanar una toalla.









A continuación, están las instrucciones  de la revista Burda para la guarda, el diagrama de puntos, y acá encontrarán una guía con los puntos básicos.




Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...