-->

Búsqueda Google

Custom Search

viernes, 29 de abril de 2011

Este PH es un rollo

8 Comentarios
Convengamos que, al menos una vez por mes, tendremos que encontrar lugar para almacenar -como mínimo- cuatro rollos de papel higiénico.

¡Qué rollo!

¿Dónde los guardamos?  El lugar ideal es en el mismo baño.  Si tenemos los rollos de repuesto en otra habitación corremos el riesgo de quedarnos con las manos vacías en el momento más inoportuno ... o una visita puede pasar un mal momento al tener que reclamar el tan necesario rollo.

¿Preferimos tenerlos a la vista?

Los canastos, repisas, floreros grandes, algún trofeo deportivo, son excelentes elecciones para almacenar los rollos e integrarlos en la decoración del baño.  Tenerlos a la vista, facilita el control de stock disponible para una pronta reposición.

 
  
   
  




¿Qué les parece esta versión moderna, estilo industrial?  

Los rollos de papel higiénico han sido integrados al ambiente como una instalación artística.  Son EL decorado en este sobrio diseño.

Creo que yo intentaría conseguir rollos de papel de dos colores distintos para jugar al TA-TE-TI a medida que los vamos usando.  ¡El perdedor, repone los faltantes!

Con esta opción, yo voy muerta.  ¿Quién me presta una escalera?  

El estante de pared a pared sobre la puerta de acceso al baño añade cm2 de espacio útil, siempre necesario en ambientes muy pequeños.  

No sólo es práctico para el stock de rollos de papel higiénico.  También se pueden almacenar paquetes de pañales, frascos de shampú, una caja con remedios y aquellos productos que no conviene dejar al alcance de los niños.

 


Aquellos que buscan el silencio, la privacidad y la tranquilidad del baño para disfrutar de sus 15 minutos de lectura, estarán felices con alguno de estos revisteros-porta rollo.
 

 

 
Moderno Bazar - Foto Propia
¿Les resulta más cómodo que estén dentro de un mueble?  

En mi opinión, es más higiénico (el juego de palabras no es intencional), no están expuestos al polvo, hollín, smog, tan típicos en nuestro entorno o de bacterias y otros bichos con los que intentan amedrentarnos las publicidades de jabones y desinfectantes. 

 

 

 


Esta es la yapa.


Si en la casa hay niños pequeños les recomiendo considerar esta solución.  

En lugar de un zócalo o una banquina bajo el vanitory, colocar un cajón con tapa reforzada que les sirva como escalón (en reemplazo de un banquito) para acceder con mayor comodidad a la bacha.  Cuando crezcan y ya no lo necesiten, pueden dar vuelta el cajón y ganar un espacio más de guardado.

¿Querés ver más baños?  Hacé click sobre los links:


Fuentes:
http://www.apartmenttherapy.com/uimages/sf/3-7-overtanmagholder.jpg
http://www.toiletpaperholdersmall.co.cc/images/41bKiNZF4HL._SL160_.jpg
http://www.bhg.com
http://www.organizeit.com/images/633-toilet-paper.jpg
http://www.kaboodle.com/hi/img/c/0/0/eb/2/AAAADL1XyUUAAAAAAOsq-Q.jpg
http://community.apartmenttherapy.com/contests/smallcool/2011/entries/923
http://st.houzz.com/simages/105067_0_8-7312-contemporary-bathroom.jpg
http://st.houzz.com/simages/13776_0_8-0082-modern-powder-room.jpg
http://st.houzz.com/simages/32638_0_8-3854-traditional-bathroom.jpg
http://st.houzz.com/simages/94299_0_8-9636-traditional-bathroom.jpg
http://st.houzz.com/simages/53525_0_8-3720-eclectic-bathroom.jpg
http://st.houzz.com/simages/55867_0_8-5064-tropical-bathroom.jpg
http://st.houzz.com/simages/71376_0_8-3080-eclectic-bathroom.jpg
http://img4.myhomeideas.com/i/2010/04/67337-step-up-xl.jpg
http://3.bp.blogspot.com/_LoTeBIAuFDo/S_UqbJ_nw7I/AAAAAAAAA0A/oLrK5ySeEl4/s320/a100613_gt04_toilettissueho_xl.jpg

martes, 26 de abril de 2011

Otra mirada de las cosas: Orden al desorden

8 Comentarios

Desde pequeños escuchamos frases como "No todo lo que reluce es oro", "Las apariencias engañan", "La primera impresión es la que cuenta".  ¿Es tan así?  Cualquiera de estas frases encierra algo de verdad a la vez que puede ser discutida e invalidada. 

Las mismas se aplican a personas, objetos, situaciones.  Ya sabemos que, desde distintos lugares (geográficos, temporales, de género, de la vida), el mismo hecho puede ser percibido y vivido de maneras totalmente diferentes.

Un día de humor sombrío, seguro veremos aquí una calavera antes que una dama sentada ante su tocador, mirándose al espejo.  

Pintura: "Todo es Vanidad" 
por Charles Allan Gilbert (September 3, 1873 – April 20, 1929)


Juguemos a mirar las cosas desde distintos lugares, observemos los objetos desde otra perspectiva,  a la vista de una necesidad o de un deseo, y veremos cómo nos sorprenden mostrándose transformados. 

En el sector jardinería, encontraremos estos canastos porta-macetas.  Colgados de la pared, a baja altura, son geniales para que los chicos puedan ordenar sus libros y juguetes.   

Si los ubicamos un poco más altos, nos sacan de apuros como organizadores en el baño (esponjas, juguetes, accesorios), en el lavadero (trapos, franelas, broches), en la alacena (papas, cebollas).  

¿Para qué los usarías en tu casa?

¿Qué hacés con las cajas de los pañuelos descartables?  

¿Guardás las bolsitas de plástico para reciclarlas? 













Muchos hoteles proveen a sus huéspedes con gorras de baño.  Cuando armás el bolso para volverte a casa, después de las vacaciones, podés usar esa gorra para envolver las chinelas, las ojotas o un par de chatitas, para proteger las otras prendas.







Este organizador para colgar detrás de la puerta está confeccionado con un toallón, un listón de madera y una cinta gross para colgarlo.

El toallón mide 48 x 100 cm aproximadamente.  Doblar el toallón, sobre el revés, en un extremo 4 cm, formando un dobladillo por donde pasar el listón.  Marcar con alfileres.
Dar vuelta, y sobre el derecho, superponer el toallón 13 cm para formar la primer hilera de bolsillos.  Sujetar con alfileres.
Repetir la superposición con el toallón restante, formando la segunda hilera de bolsillos.  Sujetar con alfileres.
Luego, sujetar con alfileres la separación vertical de los bolsillos (dos o tres por hilera, de acuerdo al tamaño de los objetos a guardar).
Coser siguiendo la marca de los alfileres y por los laterales, cuidando de no coser las aberturas del dobladillo por donde se deslizará el listón de madera y las aberturas de los bolsillos.
Atar la cinta gross en los extremos del listón y colgar.  (Ver acá)

Volvamos a los canastos, fruteras, hueveras y similares de alambre o de metal.  Estos organizadores de cocina o de ducha se adaptaron ligeramente de función para ordenar materiales para manualidades, cintas y papel de envolver. 

  

El dispenser de rollos de papel higiénico también se recicló para ser útil en la sala de manualidades.  Las lapiceras, lápices, llaves y monedas que tenemos desparramados sobre el escritorio o en la mesita a la entrada de casa se organizan fácilmente con un set de baño (porta cepillo de dientes y jabonera).

 

Los rollos de cinta adhesiva, piolín, cordones, listones, cintas para envolver regalos, o bijouterie: collares, pulseras, accesorios, encontrarán su percha en los portarrollos de papel de cocina o en un pequeño toallero para mesada.  

 

¿Alguna vez se te ocurrió que podrías reciclar algún sobrante de canaleta de desagüe utilizándolo en el interior?  

Como ves en esta foto, colgando un par de canaletas de bronce (puede ser zinc) sobre la pared conseguimos un dispenser para cintas.  

Podríamos también utilizarlo como una maceta con aromáticas, cactus o alguna planta colgante.
En el sector de limpieza del supermercado, bazar o comercio especializado en artículos de plástico se consiguen estos canastitos pensados para que podamos guardar y transportar los elementos de limpieza  de acá para allá, en un solo viaje.   Son también muy útiles para organizar nuestros hobbies.  Nos permiten tener todo lo que necesitamos (los CDs preferidos, el material de lectura, los anteojos, teléfono celular, protector solar, etc. ) para disfrutar de un rato al sol, en un solo lugar.  No más idas y vueltas buscando y trasladando objetos.  ¿Salió el sol?  La canasta está lista. 
Tubos de PVC, los envases de las papas fritas, los rollos del papel de cocina, se pueden reciclar para ordenar los lápices, agujas de tejer, pinceles.  Apilados y pegados unos con otros sobre la superficie de trabajo o colocados sobre los soportes para vasos y copas bajo una estantería.



Estoy enamorada de este canasto metálico, colgado de un soporte central, transformado en candelabro.  Un set de frascos de vidrio, con sus correspondientes velas en tono pastel,  iluminan una velada al aire libre.  

Los caireles de cristal despedirán brillos multicolores al reflejar la luz de las velas.



Para ver capítulos anteriores de la serie "Otra mirada de las cosas", hacé click acá, acá, acá, acá, acá.







Fuentes:
http://www.realsimple.com 
http://www.sunset.com
http://www.marthastewart.com 
http://www.bhg.com 
http://sunnysblog.typepad.com/.a/6a00d83452b82f69e20147e0ca9f4f970b-500wi
http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Allan_Gilbert
http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_Allan_Gilbert

viernes, 22 de abril de 2011

El huevo o la gallina

8 Comentarios
Tantos huevos dando vueltas, de Pascua, de chocolate, manualidades con huevos pintados o teñidos, tejidos o al crochet, búsquedas de huevos por el jardín y distintos rincones de la casa, me llevaron de regreso al jardín de mi abuela paterna.

En el fondo, había un sector alambrado, con un pequeño tinglado techado separado en dos corrales más pequeños, otro sector techado con un par de perchas y un área de esparcimiento y picoteo donde se paseaban y se alojaban un o dos gallos (según la época) y varias gallinas.

Una de nuestras actividades favoritas era buscar los huevos que las ponedoras dejaban en sus nidos o bajo algún arbusto.  La búsqueda de ese tesoro era un pasatiempo de todo el año, no se limitaba a las fiestas de Pascuas.  

La recompensa a nuestros esfuerzos era un huevo pasado por agua (3 minutos), servido en una huevera, condimentado con una pizca de sal, para el desayuno.  ¡Qué fácil nos recompensaban por nuestra labor!  ¡Con qué facilidad nos convencían de comer!

Nosotros lo habíamos "cosechado", no se nos hubiera ocurrido hacer mohínes o rechazar ese manjar.  La anticipación de romper con cuidado la cáscara en la parte superior haciendo un agujero suficientemente grande para poner la cuchara, sin quemarnos, soplar despacito para enfriarlo y disipar el vapor, la clara semidura y la yema dorada, líquida, sabrosa.  Mmmm, se me hace agua la boca ...

Supo haber, en ese gallinero, según contaban mi padre y uno de sus amigos, un gallo poco sociable, con tendencias ninjas que lo lanzaban al ataque, con alas desplegadas y espolones listos para hacer daño, ante la presencia de cualquier humano, con la honrosa excepción de mi abuela.  

En esa época, a los plumíferos se les permitía pasearse por todo el jardín durante el día (en mi época, estaban siempre encerrados).  Con este gallo cocorito reinando en el jardín trasero, cualquier incursión al exterior, implicaba entreabrir la puerta de la cocina, manotear la escoba estratégicamente ubicada, contra la pared, a la derecha de la puerta y avanzar armado, preparado para jugar al tenis cuando el gallo se abalanzara sobre uno.

No tuve el placer de conocer al gallo en cuestión.  Su reinado llegó a su fin, el día que decidió atacar a mi abuela.  

Fue derrocamiento, pescuezo retorcido, desplume y pollo a la cacerola, en una sola escala.

Los huevos por el ... acá



Les propongo salir, por unos momentos, de nuestra zona de confort en diseño y decoración para preguntarnos:

1) Si tuviéramos el espacio y lugar adecuado,
2) Si viviéramos en un country, una chacra, club de campo o similar,
3) Si estuviera permitido (en algunas zonas o barrios puede no estarlo),

¿Tendríamos un gallinero?  ¿Nos gustaría buscar y juntar los huevos todas las mañanas?  Llegado el momento, ¿se animarían a matar un ave, desplumarla y cocinarla? ¿Podríamos convivir con el canto madrugador del gallo? (¿y los vecinos?)

Mi madre cuenta que, antes de casarse, había dos temas que la atormentaban: tener que zurcir las medias de su marido y tener que matar y desplumar los pollos.  ¡Cuánto han cambiado los tiempos! ¿no?

Estos son algunos de los modelos de gallineros urbanos o para jardín que se promocionan en Estados Unidos o en Europa.  Todos tienen puertas para acceso de las aves, otras para acceder a los nidos para retirar los huevos, bandejas deslizables para facilitar la limpieza de los pisos y camas, ventanas de ventilación (con protección para evitar el ingreso de depredadores).  Algunos, incluso, tienen ruedas para desplazarlos fácilmente por el jardín.


Al momento de irnos de vacaciones, ¿encontraríamos alguien para cuidarlos o una pensión donde dejarlos?  Norma2 nos contaba, en su blog "Siempre es primavera"  acerca de un emprendimiento de estas características en Inglaterra.  (click acá)




El programa Pro Huerta del INTA  (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) publicó una cartilla y una serie de videos con instrucciones y los requerimientos mínimos para aquellos interesados en contar con un gallinero, para una economía familiar o un micro emprendimiento.  Click acá o acá para ver la cartilla.

  




Videos ProHuerta

































Fuentes:
http://www.countryliving.com/cm/countryliving/images/Araucana-Hens-Barn-Home-HTOURS0706-de.jpg
http://www.inta.gov.ar/extension/prohuerta/info/carpetas/granja/index.htm
http://www.mypetchicken.com/catalog/Chicken-Coops
http://maderayjardin.com/imagenes/IMG_DES/gall%20fornos_001.jpg
http://www.jjlocations.co.uk/location_images/o.02082.27.jpg
http://www.omlet.us/homepage/
http://www.youtube.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...